Crucero por el Mediterráneo, Resumen de la Segunda parte de la Luna de Miel

Hace tiempo que no escribimos ninguna entrada, pero el tiempo va algo justo. Queríamos contaros nuestra experiencia con el segundo y último viaje de la luna de miel (crucero por el mediterráneo), si segundo viaje, ya que por temas laborales hicimos la luna de miel en dos partes.

costa luminosa

Lo primero es decir el porque nos decantamos por un crucero sabiendo que soy propenso al mareo. El motivo principal fue que teníamos muchas ganas de probar la experiencia, y encontramos un crucero de 5 noches por el Mediterráneo, que al ser pocos de días era perfecto para probar si nos gustaba o no.

Encontramos una muy buena oferta a través de la página web de Nautalia (349 € por persona en camarote exterior con balcón), así que reservamos con ellos, viajábamos con la compañía Costa Cruceros, a bordo del buque Costa Luminosa.

El itinerio era, Barcelona, Marsella, Génova, Civitavequia (Roma), un día de navegación y regreso a Barcelona.

Leímos mucha información, especialmente útil la que encontramos en los foros de Infocruceros. No teníamos muy claro si contratar el todo incluido de bebidas (unos 25 euros por persona y noche), al final lo hicimos y para nosotros fue un acierto.

Llegamos a Barcelona, en vuelo directo desde Santiago con Ryanair. Una vez en Barcelona, pillamos un taxi para que nos llevará a la terminal de cruceros (30 euros), unos 20-25 minutos de trayecto. Una vez allí, facturamos las maletas y procedimos a acceder al barco, tras pasar varios controles de seguridad. Una vez dentro, el camarote estaba listo, y dentro del mismo encontramos la información de las actividades previstas para ese día, (hay que decir que el simulacro de emergencia es obligatorio).

puerto de cruceros barcelona

El primer día descubrimos que nos habían asignado el primer turno de cenas (18:45), lo que resulta muy temprano para nosotros, solicitamos un cambio, que fue efectivo a partir del segundo día.

En las cenas tienes una mesa asignada para todos los días, por lo que siempre cenaras con las mismas personas, normalmente hablan el mismo idioma que tu, en nuestro caso todos españoles. Esto es bueno, ya que de esa forma tienes gente con la que quedar todos los días. En el Desayuno y en la comida, tanto en el buffet como en los restaurantes no tienes mesas asignadas.

En nuestro caso la calidad de la comida era buena, pero en el buffet quizá le faltaba un poco de variedad, pero de buena calidad. En el restaurante a la cena se podría decir que era algo parecido a un menú degustación, 5 tipos de platos, con varios elecciones en cada uno, pero la cantidad de cada uno algo escasa.

A nivel de actividades no podemos opinar mucho, ya que no participamos en muchas.

En las escalas cada una tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, en Marsella, no contratamos ninguna excursión, solo pagamos el transfer del puerto de cruceros al centro de la ciudad, allí nos pillamos el tren turístico, que te da una panorámica de la ciudad, visitando Notre Dame de le Garde. Después nos dimos un paseo y visitamos el Fuerte Saint James, el puerto viejo (en el que había un mercado navideño de productos típicos) y la catedral de Marsella, llegamos al crucero para comer.

En Génova como el crucero atraca casi en la ciudad no reservamos nada. Al salir del puerto hay una parada del autobús turístico, pero la cola de espera era tan grande que nos fuimos dando un paseo (15-20 minutos) hasta el puerto viejo, donde está el acuario (la visita ronda los 30 euros por persona), allí nos subimos al tren turístico y visitamos la ciudad, además en este caso como nuestro vagón era todo de españoles, nos pusieron una explicación de lo que veíamos por los altavoces en español. Al regresar del viaje (45 minutos) nos encontramos con algunas personas que habían visitado el acuario y nos recomendaron no hacerlo, así que nos ahorramos ese dinero, estuvimos callejeando un poco por la ciudad, y nos volvimos al crucero.

En la parada de Civitavequia teníamos reservada una excursión por Roma, era la primera vez que visitábamos la ciudad por eso contratamos la excursión, ya que es la forma de visitar muchas cosas en poco tiempo.

La visita bien, salvo por encontrarnos la Fontana de Trevi con andamios, al igual que parte del Coliseo, (bueno realmente media ciudad en obras), así que nos quedamos un poco decepcionados, tendremos que visitarla dentro de algún tiempo , con mas días para verla con tranquilidad.

En el día de Navegación, básicamente lo que hicimos fue comer, beber, y aprovechar algunas de las ofertas de compras libres de impuestos.

Como punto final, indicar que a nosotros la experiencia nos encantó, sobre todo si en tus vacaciones te gusta visitar sitios nuevos. Así que lo recomendamos. Por nuestra parte deseando que llegue el momento de poder hacer algún otro crucero (el siguiente que nos gustaría es el del Mediterráneo oriental, aunque siempre dependerá del precio, claro) a poder ser con Costa Cruceros (estaríamos encantados de volver al Costa Luminosa, o probar el nuevo Costa Diadema).