Luna de Miel en Riviera Maya

Resumen de la Luna de Miel en Riviera Maya

Hola a todos, hace tiempo que no redactamos ninguna entrada para la web, pero es que no hemos tenido tiempo. Antes de nada agradeceros a todos la asistencia a nuestra boda en Ponferrada. Como muchos ya sabéis hasta dentro de algunos meses aún no tendremos las fotos de la boda, por eso os queríamos pedir que todos aquellos que tengáis fotos de la boda nos las paséis, bien por email, facebook, whatsapp, a través de la app de Whedshots, etc.

Aunque inicialmente no teníamos pensado hacer viaje de Luna de Miel, finalmente surgió la oportunidad (Ofertón, y viaje a la comisaria de Policía para renovar el pasaporte incluidos) para ir de viaje 9 días 7 noches a Riviera Maya. El viaje lo contratamos a través de la agencia de Zafiro Tours en Santiago de Compostela, la verdad es que buena información, descuento y regalo de seguro de viaje, así que muy recomendables.

Foto de Chichén Itza

El viaje hasta México transcurrió sin mayores incidentes, todos los vuelos tanto los de Iberia Express, como los de Evelop transcurrieron sin retrasos y con la mayor puntualidad.

A la llegada al hotel nos recibieron varios contactos de Quelonea, la mayorista que organizaba el viaje, y con la que volábamos la mayor parte de los viajeros del avión. Nos repartieron en varios autobuses, en función del hotel al que fuéramos.

En nuestro caso nos alojábamos en el Hotel Catalonia Privileged Maroma, el traslado en el Autobús fue relativamente rápido. A la llegada nos recibieron con una copita de cava con zumo de frutas, el check in fue muy rápido, eso si, en la recepción general, a pesar de que teníamos los servicios Privileged contratados, pero llegamos fuera del horario de atención en la zona Privileged.

Inicialmente las instalaciones del Hotel son buenas, es un hotel pequeño en comparación con esos macrocomplejos que existen en la zona, lo que le da su propio encanto. Se podría describir como una antigua hacienda mexicana.

Al llegar a la habitación nos habían colocado una banda en la puerta informando que era una habitación de recién casados, lo que tiene su gracia (había unas cuantas habitaciones con esta banda). Al entrar los primero que vimos fue que la habitación tenia dos camas Queen Size en Lugar de una cama King Size (lo que debería ser de cajón si es una habitación para recién casados en luna de miel). El propio chico que nos llevó las maletas se dio cuenta de esto, y cuando fuimos a recepción para comentarlo, ya lo había indicado el, y nos dijeron que al día siguiente nos cambiarían de habitación.

La habitación estaba ,uy bien, situada a media distancia entre la zona de las playa-piscinas y del loby principal (en el que estaba ubicado el buffet principal). Era amplia, tanto la zona propia de la habitación como la zona del baño. Además el balcón daba a la zona interior del módulo, que tenía buenas vistas.

Una vez instalados nos fuimos a cenar al bufet principal, ya que estábamos bastante cansados. El bufet, el típico de todos los hoteles de esta zona.

Al día siguiente después de la reunión con el turoperador para contratar algunas excursiones, preguntamos por el cambio de habitación. Nos indicaron que ya estaba programado, y que deberíamos dejar nuestra habitación a las 12 y nos trasladarían a la nueva habitación.

Pues efectivamente, nos llaman de recepción, y nos envían al chico de las maletas. Nos trasladan al módulo 2, uno de los más próximos a la recepción principal, pero mucho más alejados de la zona de la playa y piscina. Eso ya no nos gustó mucho, pero la habitación que nos tocó, que si tenía cama King Size, era muchísimo más pequeña, la terraza daba para la parte de atrás del hotel, con un muro alto, es decir vistas cero. Además la habitación olía mucho a humedad y a pintura (luego vimos que la mitad del módulo 2 estaba siendo pintando esos días). Tras ver todo esto, e indicarnos que no tenían ninguna otra habitación en nuestra categoría con cama King Size, decidimos volver a la habitación inicial. Vamos que perdimos toda una mañana y no solucionaron nada a pesar de nuestras quejas (incluso por redes sociales).

Hay que decir que el personal era muy amable, pero en cuanto se presentaba algún problema, la capacidad de resolución era mínima. En lo relativo al personal hay que decir que en muchos casos se veía claramente que buscaban la propina, cosa que no me parece mal, dados los sueldos que tienen. Pero si que quiero aclarar que en algunos casos de nosotros pasaban (españoles jóvenes), como por ejemplo que nunca nos vinieran a preguntar si queríamos algo estando en la piscina, mientras que a los ingleses y americanos de más edad les pasaban a preguntar varias veces ( se conoce que los billetes de 1 dólar hacen mucho).

En lo relativo a la comida, se que los españoles somos amantes de la buena comida, pero sinceramente no cubrieron mis expectativas, sobre todo los restaurantes temáticos, se podría decir que en este aspecto hay luces y sombras. Por un lado algunas de las cosas que comimos y cenamos estaban francamente buenas, por ejemplo el salmorejo del restaurante Terrace, y otras que se quedaron en el plato tal cual como las costillas barbacoa del restaurante Tortuga (con diferencia el peor plato del viaje, incluida la comida del avión). Algo que me habría gustado sería que si dejas un plato casi entero, te pregunten el motivo, pero nada de nada, venían se lo llevaban y listo.

A nivel de excursiones visitamos Xel Ha, Tulum, Coba, una representación de una aldea Maya con su propio cenote, Ek Balam, Ik Kill y Chichén Itza. La verdad es que nos gustaron todas, pero quizás sean muchas para solo una semana de estancia.